martes, 3 de marzo de 2009

Por lo dulce en nuestras noches!


A veces debes salir de tu cabeza,
no es momento de pensar,
no lamentes tantos rodeos,
todo huracán tiene un final.

La vida se hace de sorbos,
tragos intensos y amargos,
luego dulces, lentos, ácidos...

8 comentarios:

Navegante Del Alma dijo...

Me hiciste recordar aquel viejo tema de la banda Almendra, donde el flaco Spinetta decía en el tema "Figuración":
Figurate, que pierdes la cabeza, sales a la calle...
Nos decía con esto que era bueno dejar la cabeza cultural en casa al salir al mundo.
Bello aquello y bello lo tuyo, es lindo pasar por aquí.
Besos.

Los amigos del duende dijo...

aquello que nuestra cabeza quiere... es aquello que vamos a ver... por eso hay que mantener la cabeza positiva... !!!

aLba (*) dijo...

la vida la forman los nuestros :)

Anónimo dijo...

Mis sorbos son demasiado largos y me atraganto...


La vida no es más que un viaje en tren: repleto de embarques, desembarques, sorpresas agradables y profundas trsitezas.
Al nacer, subimos al tren y nos encontramos con lo que creemos que siempre estarán con nosotros: nuestros padres.
Lamentablemente la verdad es otra.
Ellos bajarán en alguna estación dejándonos huérfanos de su cariño, amistad y compañía irrempazable.
No obstante, esto no impide que se suban otras personas que son especiales.
Llegan hermanos, amigos, amores maravillosos...
Algunos se suben al tren para un simple paseo, otros pasan tan desapercibidos que no nos damos cuenta de que desocupan el asiento.
Algunos, los más queridos, van en otros vagones y viajamos separados a ellos. Recorremos nuestro vagón con dificultas y llegamos a ellos, pero no podemos sentarnos a su lado porque hay otra persona que ocupa el asiento,
No importa, el viaje se hace lleno de desafíos, sueños, fantasías, esperas y despedidas...pero jamás de regresos.
Hagamos el viaje de la mejor manera: conociendo a todos
El misterio es dónde bajarnos, o dónde se bajan los demás.
Amiga, hagamos que el viaje en tren sea tranquilo, que valga la pena, que hagaaamos taaanto que cuando llegue el momento de bajarnos, nuestro asiento quede vacío, deje añoranza y buenos recuerdos.
A tí, que eres parte de mi tren: Gracias


La de la crisis de los 22.

P.D: ¿Tú sabes a dónde viaja mi tren?

Pilar dijo...

Buenoo!!
Navegante- Me encanta hacerte recordar cosas como haces tu con tus historias. Es lo mejor que tienen las cosas que escribimos, que los demás las hagan suyas porque se sientan identificados o le recuerden cosas.
Los amigos del duende- Gusto en verte comentando!! tienes mucha razón en lo que dices!! hay que ser positivos!
Alba- Por supuesto!! los nuestros son los que nos ponen esos tragos y beben con nosotros!!
Y s ti mi niña!!- Pues decirte que la metáfora de los trenes ( que a Javier le encantará) es maravillosa, espero poder sentarme a tu lado, viajar contigo y disfrutarlo, Te quiero y tu tren sólo tu sabes donde va!

pequeñosaltamontes dijo...

"Todo huracán tiene un final..."
Me mataste con esa frase (:
Espero que la próxima vez que me pase haya algo nuevo (y mira que yo soy de las que tarda en colgar xD)

Manuel dijo...

Sobran comentarios allí donde el alma se desborda. Pero no puedo pasar de largo por tu casa.

Se que eres poeta de todos los vinos. Como eres oscuridad de toda noche que se precie. Que la noche se escribe con una tiza de nostalgia y llanto, y con humo y guitarra, y con cantos.

Decia mi inolvidable "Borrascas" (Albañil y coplero): "Al cantor lo quiero a las 3 de la mañana, con un vaso de vino de las manos".

Un beso y gracias por estar.

Pilar dijo...

Pequeña- Si es que a veces me salen unas frases! jajaj. Ahora mismo hago entrada nueva para que no te quejes.
Un beso

Manuel- Qué cosas tan bonitas me dices!Tu segundo párrafo no tiene precio (me encanta) A veces no sé de ti, pero cuando sé borras lo pasado!! jajaja. Gracias por estar a ti! Un beso enorme