lunes, 3 de enero de 2011

Si tu quisieras...

A Kali, saldrá el sol

Si me llamaras
y describieras lento
los sonidos de mi cuerpo.

Si marcaras despacio,
acercándote a mi alma,
tocando donde duele,
palpándome la boca.

Si supieras que dibujo la tuya
noche a noche,
y recuerdo tus manos adaptándose
palmo a palmo...

¡Ay, si tu quisieras
y temblaran lentos los relojes
recorriéndonos de nuevo!

Mientras tanto, que frene el mundo,
que se haga un silencio hondo.

Mientras tanto, yo, te espero...


8 comentarios:

La Solateras dijo...

Dulce espera, Pilar.

Un besazo

Anónimo dijo...

No hay palabras ni tiempo para expresar la grandeza de nuestra amistad.Gracias por ser un rayito de sol en mi vida amiga.Tqm!Kalicu

Manuel dijo...

Mi querida Pilar: empiezas fuerte el año.

Un poema precioso, lleno de sentimiento plasmado con imágenes muy acertadas: "... tocando donde duele, palpándome la boca..."; "... si tu quisieras y temblaran lentos los relojes recorriéndonos de nuevo...".

Muy bueno, de verdad.

Feliz año, corazón.

Anónimo dijo...

Como de costumbre, me encanta.
Un enorme acierto, alcayata.

Mari Carmen Azkona dijo...

Si tu quisieras...seguir escribiendo bellos versos...yo te espero.

Dulce poema y, como dice Manuel, lleno de hermosas y sugerentes imágenes.

Besos y abrazos para un buen año. Te deseo todo lo mejor.

Rosa dijo...

Me ha encantado Pilar. Hermosa manera de describir un sentimiento tan especial. Me dejo llevar por las imágenes y siento… ¡Buen trabajo mi niña!

Feliz año. Me encanta ver que lo empiezas fuerte, como te corresponde por derecho.

Un abrazo y todo mi cariño.

luismi dijo...

A veces no nos queda más remedio que esperar para lograr las cosas que queremos, aunque algunas otras tenemos que hacer maletas y salir por patas.
Un abrazo fuerte y gracias por el poema

Anónimo dijo...

Precioso, poema, Pilar. Todo va llegando en la vida. Lo importante de esa espera es no malgastar nuestro tiempo pensando que quizá el momento deseado tarda en llegar. Eso nos priva de mirar con intensidad todo lo que la vida nos va ofreciendo día a día. Y a tu edad, querida niña, ¡hay tanta luz alrededor!

Muchos besitos.

Mila