viernes, 15 de abril de 2011

No...

No debo rendirme a tu mirada
ni a esa lengua que lame mis desgracias

No puedo enamorarme de ti
porque has trazado con tu boca
una línea inquebrantable

No debo llamarte,
ni pensar que las letras de tu nombre
renovarán lentas mi vida.

No dejas que nos trague la noche
hablando de nosotros,
no conozco tus vicios ni releo tus cartas
porque no existen.

No puedo quererte
ni creer que algún dia me querrás

Si sólo es esta noche lo que queda
y nos vamos a morir cuando termine,
coge las riendas y dime que me vaya
pero no me atormentes con palabras
que no llenan vasos...


7 comentarios:

Sekhmet dijo...

La pura realidad hecha poesía. Me encanta, socia.

Manuel dijo...

¡Cómo me gusta!... Bueno ,ya sabes, se podría trabajar, pero... Eso vendrá cuando tu quieras.

Un buen poema para expresar un momento, seguro que imaginario, ¿verdad?.

Un beso.

La Solateras dijo...

Querida Pilar, estás escribiendo cada vez mejor y ya sabes que yo soy un cardo y no regalo piropos así como así. Pero este poema tiene ritmo y contenido al mismo tiempo. Es profundo y "toca" en lo profundo. Me pide volver a leerlo y a disfrutarlo despacio.

Un abrazo fuerte

Santiago Solano dijo...

He leído este poema tres veces seguidas. Las tres me han llevado al mismo sitio.
Yo también he estado allí, en ese mar de dudas, de deseos, en ese latido íntimo que nos ofrece el poema.

Sencillo e intenso.
Un beso-

María García Zambrano dijo...

Un poema precioso Pilar. Esas palabras inútiles que no llenan vasos... me encanta.
Un beso guapa
María

Rosa dijo...

Buen poema cariño... vas ganando con los meses (años aún no tienes tantos como para eso).Está cargado de emoción con ritmo propio.

Me gusta, no te pares ¿eh?.

Un besito

Mari Carmen Azkona dijo...

NO...No dejes de vivir, mi niña, ni de mirarla como lo haces, ni de escribir sobre ella...o inventarla.

Coincido con los compañeros, cada día escribes mejor. Tus poemas crecen y se hacen más personales.

Besos y un fueeeeeeeerte abrazo.