sábado, 18 de junio de 2011

Pero soy número uno...

Me juzgas duramente,
me apuntas con el dedo
tus ojos bien clavados
matan cualquier duda.

Me juzgas porque cambio,
porque vuelo sin rumbo
y porque no me encuentro.
Revuelves mis cajones
buscando lo que escondo,
lo que he enterrado atrás.

Me azotas con tu rabia
porque no soy perfecta.

Podría declararme incompetente
en todos los aspectos de mi vida
pero soy número uno cuando amo
y eso no se aprende con la edad


8 comentarios:

Natalia dijo...

Me encanta, aunque sabes que a veces a los demas no les gustan nuestros cambios, solo te digo que cambies con cabeza, no solamente por hacerlo. Besos.

Pilar dijo...

Ya sabes Natalia, los cambios vienen a veces de repente, y es cierto que no gustan, pero creo que no se cambia porque se quiera, es porque se necesita o se avanza (o retrocede, jaja)!
Besitos

Sekhmet dijo...

¿Qué cambios? ¡Reajustes!
Y sí, eres número uno ;)
Muchos besos, socia.

La Solateras dijo...

La imperfección es maravillosa, nos regala miles de sorpresas. No seas nunca perfecta, Pilarcita, y sigue regalándonos tus deliciosas imperfecciones.

Un beso

Mari Carmen Azkona dijo...

La imperfección es lo que nos hace especiales, distintos...humanos. Si alguien quiere cambiarnos es que realmente no nos merece, hay que querer a pesar de esas "imperfecciones".

Precioso poema, no cambies...a no ser que lo desees tú.

Besos y un fuerte abrazo.

luismi dijo...

Cambiar es lo lógico. Lo ilógico es quedarnos anclados en una forma de ser, petrificados.

Aunque los cambios impliquen pérdidas.

un beso y felicidades (qué curioso, había escrito delicidades; por qué será) por el poema.

luismi

Rosa dijo...

Bonito poema cariño que dificilmente te permite ser imperfecta y mucho menos declararte incompetente.

Ya sabes aquello de que lo que realmente amamos es el sentimiento de amar... Es mucho más gratificante que ser amado ¿verdad?. Así pues disfruta tu cambio mi niña, aunque a veces es importante saber donde queremos estar.

Me ha gustado mucho el poema.

Un abrazo desde muy cerquita

Manuel dijo...

Cielo, por alguna razón tu enlace no se actualiza en mi Blog y, por tanto, no me entero de cuando haces las entradas. Habré de visitarte a menudo o tendrás que chistarme.

No me cabe duda: eres la número uno.

Un beso.