martes, 23 de octubre de 2012

Reloj de arena


Todas las cosas que te quise decir
se ahogaron apagadas en mis dedos.
Está cavando hondo
el silencio entre nosotros,
se ha hecho extraño el mar azul.

Tuvimos una luna que guiaba
pero ahora todo eso ya no importa

Un reloj de arena sucia
cuenta las horas pesadas,
y ya no sé lo que es cierto
ni hacia qué lado se torna la balanza.




6 comentarios:

La Solateras dijo...

Pilarcita, me gustas porque eres auténtica.

Besos gordos.

Luján Fraix dijo...

NO ESTÁ BUENO GUARDAR LAS PALABRAS, EL DIÁLOGO ES FUNDAMENTAL.
A VECES, ALGUNO DE LOS DOS CALLA...
PRECIOSO POEMA.
ME QUEDO POR ACÁ.

lujanfraix.blogspot.com

MI BLOG PRINCIPAL POR SI QUIERES VISITARME.

Manuel dijo...

Me ha gustado este poema desde que lo leí la primera vez.

Sobre todo esa última estrofa con imagen de arena sucia y balanza inclinada.

Felicidades. Un beso.

Mari Carmen Azkona dijo...

Mi querida niña, cuánto echaba de menos tus versos. Me ha gustado mucho el poema, sobre todo, la estrofa que resalta Manuel. Es tan visual, y dice tanto…

Leerte es sentirte más cerca :-)

Besos y abrazos

José María Souza Costa dijo...

Invitación

Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
Fuerza, Alegría y Amizad.
Ven acá, y, deja un comentario, para Yo, seguí tu blog.

http://www.josemariacosta.com

Mila Aumente dijo...

...Y ya no sé lo qué es cierto ni hacia qué lado se torna la balanza".

El significado de esas palabras le padecemos una mayoría. Lo importante es creer en la certeza de nuestra verdad. Y estoy segura de que tú, como chica inteligente y sensible que eres, crees en ella. De otra manera no podrías escribir poemas de los que llegan directamente al corazón, como son todos los tuyos.

Un besito y a ver si nos vemos pronto.