lunes, 21 de enero de 2013

Mi árbol

Un hilo espeso se escurre
de mi herida abierta,
y no me pesa el suero
de mil años que recojo.

Preguntas sin respuesta
en árboles repletos,
en caras que me miran,
en borrones gastados...

Y no me pesa el coágulo
que retuerce alguna vena,
ni el remordimiento
que ahueca huesos
y remuerde entrañas.

Soy yo
y el rojo de mi sangre,
y toda mi gente brotándome en los poros.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Nunca te comento pero pa ser una vez el primero jaja siempre bueno como todos wapi un besote sigue asi :) craker

Anónimo dijo...

Te digo lo que ya sabes, y por si no lo sabes, eres la mejor!!!! Mi Pilitronski!!! Muaaaa

Anónimo dijo...

Me encanta cómo me encantas tú. Sé que soy "de las que te brotan por los poros",y me siento afortunada. Un beso enorme para mi truchi. Te quiero

Nerea dijo...

Y que sigan brotando.

Un placer Serrat.

Me quedo.
Abrazos.

Rosa dijo...


Me encanta Pilar. El final es muy bueno con unas imágenes tremendas.

Buen trabajo corazón.


Mila Aumente dijo...

El árbol, en todas sus especies, tiene multitud de funciones. En mi infancia solia cobijarme bajo su sombra para pensar y dejar volar mis sueños.

A ti, Pilar, aunque haya sido un árbol simbólico, te ha inspirado para escribir este emotivo y profundo poema, enhorabuena.

Un besito.

Mari Carmen Azkona dijo...

“Soy yo
y el rojo de mi sangre,
y toda mi gente brotándome en los poros.”

Qué buen poema, Pilar. Tus poemas viajan por la sabia de ese árbol joven pero sabio. Me gusta mucho, sobre todo ese final tan rotundo. Felicidades.

Besos y abrazos.

Mari Carmen Azkona dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sekhmet dijo...

¡Pero bueno! Nueva entrada y yo sin enterarme... ¡No puede ser!
Me has dejado alucinando con tantas imágenes tan bien hiladas. ¡Qué arte tiene mi chica!