jueves, 1 de abril de 2010

Anoche...

Anoche, que no fue ayer, ni hace dos dias, disfrutamos juntas del verano, nos bañamos desnudas sin complejos, conocí tus antojos,

tú, mis hendiduras.

Supiste que ninguna era perfecta, en aquella noche perra en que los secretos siempre serían eso, palabras rotas dichas en los momentos canallas de las noches de vinos y soportales..

Nos bañamos desnudas en agosto, con el calor murciano le gritamos al viento mil canciones, nos dejamos llevar por otras luces, compartimos la casa y los fogones.

Ayer, que parece hace ya mil años, desayunamos en una tierra dulce donde el sol no ocultaba desengaños, nos contamos la vida y los lamentos, lamentamos no sabernos otros cuentos…




Anoche, cuando declaraste que era Invierno, te llenaste de arena los bolsillos, decidiste trepar por otras ramas y dejarme casi, casi en el olvido…

Anoche socia, esa noche de los ratos sin sentido, esa en la que crees que encuentras lo que no te han prometido, he bajado a los infiernos, he sentido el aire gélido y ya no he tenido frío.

Dejé que todo acabara, así, sin hacernos ruido. Apagué todas las luces, dosifiqué mis latidos... Supe que los perdones nadaban en lo perdido, y después, cerré los ojos y olvidé lo prometido...

Anoche tenia miedo y mi vida se ha extinguido.


Esta, al hilo de la entrada anterior

6 comentarios:

Emilio dijo...

Ya sabía yo que el corazón vencería a la intolerancia...Y lo ha hecho a través de este precioso escrito donde la memoria triunfa sobre el tiempo...porque el recuerdo, si se sabe concervar, es el hecho mismo. Una vez escribí que no era tan importante el suceso como la memoria del mismo. Porque dentro de nosotros somos un acumulador de energía, presente y pasada. Y los rescoldos conservan siempre la vida, siempre que sepamos cuidarlos. Este modo de ejercer la libertad en prosa está cargado de verdadera poesía. Cuidada y magnificamente escrita, esta última entrada te hace crecer como escritora y como ser humano. Enhorabuena por seguir caminando entre los juegos de manos de la vida. No siempre dan una de romanos. O, aunque la den, la película la hacemos nosotros, dentro del alma, dejando libres emoción y pensamiento.

Port

Sekhmet dijo...

Ahora toca decir que es verano, gritarlo, convencer incluso a estos malditos 3º de que en realidad son 30. Y relajarse, y no ser perfectas, y no querer serlo... Y sentirte tu, sentirme yo... Y dejar de lado las decepcionantes y estúpidas máscaras que sólo saben hacer daño.

Increíble entrada. Los pelos de punta y el corazón en un puño. Como sigas así, querida socia, acabarás siendo una asignatura obligatoria.

Mari Carmen Azcona dijo...

En el mar sereno se la confianza es inevitable que lleguen tormentas, que nos sumerjan en un abismo de desengaños. La vida es así y no se puede evitar. La miras o la vives...y yo creo que merece la pena vivirla aunque sea tropezando. El tiempo, en una conjunción perfecta con el azar, dejará verdaderos amigos a tu alrededor. Quizás sean pocos pero de gran calidad.

Enhorabuena por tan maravilloso texto, precioso en forma y, sobre todo, en contenido.

Un beso muy grande.

Rosa dijo...

Que hermoso Pilar. Hay imágenes que llegan y se meten sin permiso en esta mañana de lunes sin trabajo y encogen mi dulce momento de paz para hacerme sentir.... Tras unos segundos me dejan una sonrisa especial. Es la tuya.

Me gusta corazón. Un beso

Anónimo dijo...

Pues te lo repito por aqui si hace falta jeje, que me ha encantado esta entrada y que poco más puedo añadir después de las cosas tan bonitas que te dicen por aqui jaja....
Ya queda menos para el veranito....y poco también para que los veranos sigan siendo como hasta ahora!! jaj... =( nos hacemos mayores...jej
Un besin! =)
Tu sister

Dreamy dijo...

"Supe que los perdones nadaban en lo perdido, y después, cerré los ojos y olvidé lo prometido..."
Sencillamente genial :)