sábado, 10 de julio de 2010

Escucha...

Acércate a la diagonal de mis palabras,
desciende conmigo al fondo de mi alma,
deja de lado tus problemas,
la vida no es sólo eso que te ciega.

Prepara el café y un par de hielos,
que hoy quiero deshacerme.
Detrás de ésta "siempre disponible"
hay alguien, y es de carne y hueso.

Reclamo mi derecho como amiga
a que te sientes a escucharme,
compartas quizás alguna lágrima
y me conozcas más antes de marcharte


Esta porque apetece...



5 comentarios:

La Solateras dijo...

Será un lujazo conocerte más, Pilar. Espero tener la oportunidad.

Besos

Manuel dijo...

Pilar, he estado fuera y no he podido leerte hasta ahora.

Eso de:

"Prepara el café y un par de hielos
que hoy quiero deshacerme"

Es para nota, muy alta. Me ha gustado mucho la imagen.

Un beso y felicidades. Nos vemos prontito.

Anónimo dijo...

"La vida no es sólo eso que te ciega"

Muy bien. Muy bien todo.

Port.

Nelken Rot dijo...

darling, coincido con Manuel


"Prepara el café y un par de hielos
que hoy quiero deshacerme"

Simplemente: Brillante.

Además el resto del poema se me ajusta como un guante para definir una relación con una amiga, podría utilizar cada una de tus palabras.

Te deseo un inmejorable verano, lástima que no podamos vernos la noche de las estrellas, o tal vez sí??

Nelken

Mari Carmen Azcona dijo...

Pilar, coincido con los compañeros en lo magistral de los versos por ellos señalados, en el título y la lección que implica tu poema.

Escuchar, qué hermoso verbo y que poco se pone en practica. Se distingue entre “oír” y “escuchar”y, en verdad, no es lo mismo... escuchar es aprehender lo oído. No todo el mundo desarrolla esa capacidad.
Es una lástima poner límites al entendimiento y al sentimiento.

Un fuerte abrazo.