martes, 29 de junio de 2010

Now...

Ahora que ya no somos los mejores,

y la vida nos golpea el corazón,

tambores de niebla y de tormenta...


Ahora que nada es suficiente,

que buscamos el aire en los rincones,

y nos encerramos a oscuras

para no vernos crecer.


Ahora que no se cree en nada,

que da lo mismo amar que muerte,

que todo vale para olvidar.


Ahora, en la grata tortura de los veinte,

desnudo mi alma en cada bar,

sonrío diferente y hablo demasiado,

pero estoy llena de ganas,

lo demás, da igual…


16 comentarios:

La Solateras dijo...

Te nos has puesto sabiniana, Pilar; este poema deja una desoladora sensación de desconcierto en la grata tortura de los veinte. Yo creo que andas por la vida bastante más firme de lo que transmite tu poema.

Un beso

Pilar dijo...

Ya sabes que compartimos esa pasión por Sabina. Quizás yo si ando por la vida mas firme, pero no hablo solo e mi. Gracias por la observación, me gusta que me veas así. Un beso

Elisa Berna Martínez dijo...

Holas, he recaído aquí por casualidad y no he podido evitar quedarme un rato a disfrutar de tus versos. Un saludo desde mi balcón!

Los amigos del duende dijo...

Bueno estar llena de ganas le da un baño de optimismo a las 2 primeras estrofas y las limpia de penas para darle un perfume a realidad casi superada!

Clementine dijo...

Si estás llena de ganas, es lo unico que importa.

:)

aLba * dijo...

ahora que ya no nos queda nada...
nos vemos algunas noches..

Manuel dijo...

Siempre, siemrpe, nos queda. Y nos queda mucho.

Me ha gustado esa imagen de "tambores de niebla y de tormenta" y la otra de "nos encerramos a oscuras para no vernos crecer".

¡Menos mal que te conozco, que si no...!.

Ahora vendría la fase que siempre die el Maestro y que tu tanto detestas (quizá por eso aún no la practicas).

Un beso.

Pilar dijo...

Ya sabes que soy cabezota y ademas este calor que hace no me impulsa, soy vaga... Así es la cosa... Jeje. Y si, menos mal que me conoces jsja
Gracias a todos por pasar por aquí, a los nuevos bien venidos! Al resto, estáis en casa.

Sekhmet dijo...

¡Cómo me ha gustado la última estrofa! Me parece a mi, querida, que te quejas de vicio y te exiges demasiado, porque este poema está lleno de frescura, de originalidad sencilla, sin artificios... Lo ideal para el verano veinteañero, ¡jeje! ¡Me ha gustado mucho!

Rosa dijo...

Que bueno eso de "y nos encerramos a oscuras para no vernos crecer". Te confieso que lo que sigue: ,"así, dementes" me da igual que esté o no, porque el verso anterior es tan potente que me lleva mas allá de cualquier aclaración.

Me gusta lo que dices y cómo lo dices. Me gusta esa forma de mirar a tu alrededor y contarlo en primera persona.

Un beso mi niña

Mechas dijo...

chapó

Scrit dijo...

Ahora que aún soy, ahora vivo!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.


Saludos y un abrazo.

Mari Carmen Azcona dijo...

“ Una vida de esperanza o la esperanza de la vida”

Son años convulsos los 20. Fuente de continuos conflictos que hasta entonces no se dan y que nos acompañarán en nuestro camino siempre. El optimismo la mejor herramienta, como la de tus dos últimos versos:

“pero estoy llena de ganas,
lo demás, da igual…”

Besos y un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

"Ahora que ya no somos los mejores,
y la vida nos golpea el corazón..."

Buen pensamiento para el regreso. Sin amargura. Con aceptación. Al fin y al cabo es lo que le ocurre al 90 por ciento de la población del planeta.

Sabiniano...pero eso no es un defecto, sino una virtud. Buen poema.

Port

Anónimo dijo...

¿Y es que la edad es importante? Y si lo es... ¿Para qué? El tiempo es absurdo cuando se mide desde una caja; yo creo más en la experiencia de lo que me deja el fin de un día.
¿Qué has aprendido hasta ahora? ¿Qué te falta por aprender? Amor por la vida que no he vivido aún.
Me gustó tu blog. Saludos desde México.