domingo, 29 de agosto de 2010

¿Me echabais de menos?

"Es la una, mediodía, me revuelvo entre Cortazar y tu boca.
La tregua que me había concedido esta cabeza ha terminado,
Ahora tengo que arrancar, uno a uno, los recuerdos..."

Y fue la vida lo que me cayó de pronto encima y
sin remedio. La vida que intentaba enderezarse cada día. Yo trataba de olvidar algunas horas de luna llena en las que me dominó alguna locura extraña, alguna filosofía de la vida que en el fondo, y muy a mi
pesar, no iba conmigo.

El mundo se rindió bajo mis pies, fui bruja del instante aquellos días, tuve el alma borracha y la vista cegada por la luna, y en cuestión
de segundos algo se rompe, flaquea cada muro, se agrietan las paredes.
Me paro un momento y respiro, la historia se repite ¿ y tú que has aprendido? NADA...


De nuevo, desnuda ante el inmenso, hoy algo revuelto como yo,
voy a enterrar los pies y el pensamiento.

7 comentarios:

aLba * dijo...

tengo que arrancar de mi vida una a una cada sonrisa tuya.. cada caricia que me dedicabas..

Manuel dijo...

Como ese Cortazar, temporalmente tuyo y mio, mezclamos Vodka, Jazz, flamenco y risas.

Bienvenida tras tu partida, hace tan poco. Solo te pido que no culpes a la luna de lo que no ha hecho. Ella solo es testigo.

Bienvenida. Un beso.

La Solateras dijo...

¡Claro que te echábamos de menos! Pero no se te ocurra arrancarte los recuerdos. Mejor nos los cuentas con textos tan hermosos como éste.

Bienvenida. Un beso

Mari Carmen Azcona dijo...

Gracias Pilar por volver, desnuda ante el inmenso y enterrando pies y sentimientos entre las palabras de este hermoso texto. ¿Seguro que no has aprendido nada? No lo creo.

Bienvenida. Lo mejor del final del verano son los reencuentros y si son como este mejor.

Besos y un fuerte abrazo.

Montse dijo...

Pilar, leo con gusto todo lo que me sugieren tus palabras y pienso en las cosas tan hermosas que a veces salen de lo que se desvanece. Cuando un mundo se derrumba crece otro que no pensábamos tener, así sea en un paisaje doliente o ante estrellas que nos apuntan.
Buena forma de comenzar y de arrancar recuerdos por palabras. Pero no olvides todas las horas de luna, al menos, las que este verano compartimos y que a mí, todavía, me alumbran.

Un besazo y ánimo con tus exámenes!
Montse

Rosa dijo...

Bienvenida Pilar cariño... Nada es lo mismo sin ti, ni siquiera la luna.

La historia se repetirá tantas veces como aceptemos que así sea, pero en cada una, siempre habremos aprendido algo...

Un beso y mi admiración por haber escrito algo tan hermoso

Emilio Porta dijo...

Bien bonito, Pilar, bien bonito. Qué buena "reentré" después del mar y de la playa. Eso de la luna son palabras mayores. Dicen que es un satélite sin vida. Pero es un error. Porque es el faro de nuestro pequeño universo humano. La que regula nuestros ciclos y avatares. La reina de los cielos, diosa para muchas culturas. No, su poderoso influjo se nota en todos nosotros. No se trata de cantarla - eso es alabanza hueca - sino poseer su luz y sentir que nos mueve.
Bienvenida. De nuevo.