lunes, 6 de septiembre de 2010

Vuelo

Ella tenía ganas de volar.
Él la vio pasar lentamente, con los ojos perdidos en algún cartel invisible que marcaba su camino.
Ella sonreía, brillaba, era feliz y era libre.
Él no pudo evitar sonreír con ella y acercarse:

-Hola, ¿por qué te ríes? - ella le miró fijamente y siguió sonriendo- ¿cómo te llamas?
-Hoy no tengo nombre, ¡hoy sólo vivo! - dijo casi gritando

Ella acarició su cara, y acercó su boca a la de él, le dio un beso apretado, intenso, y se marchó, y él, él pensó que jamás le habían besado así, y también quiso volar esa mañana...



11 comentarios:

.A dijo...

yo solo quiero volar.. con ella

Nelken Rot dijo...

Hoy no tengo nombre: bonita perla para empezar la vuelta.

Bienvenida de nuevo a la blogosfera.

Besos mil

Nel

Rosa dijo...

Yo también quiero volar, si el vuelo me hace sentir tan bien como leerte corazón.

Hummm! me va gustando esto de "la vuelta al cole".

Un besito princesa

Manuel dijo...

¿A quien no le ha besado alguna vez una gaviota?.

Aparte el sabor a pescado de su pico, sus besos son muy liberadores.

Los amigos del duende dijo...

SABER DISFRUTAR ESE MOMENTO! fue su tesoro!...

Ella solo repartía vida!

La Solateras dijo...

Para sonreír no hace falta ninguna excusa.

Muy hermoso poema-relato

un beso

Anónimo dijo...

Desde ese vuelo imaginativo que desprende tu juventud, veo que sigues escribiendo igual de bonito. FELICIDADES.

Un besito. Mila

Sekhmet dijo...

Precioso. Sencillo, corto e intensísimo.
¡Te superas día a día!

Dreamy dijo...

Qué bonito *-* me gusta. Lo malo es que a veces la realidad no es tan bonita...

Besos :)

Mari Carmen Azcona dijo...

“ Hoy no tengo nombre, ¡hoy sólo vivo!”

No tener nombre, ni apellidos que aten, ni etiquetas prendidas...volar y vivir...Qué maravillosa sensación volar contigo.

Besos y abrazos.

Mechas dijo...

Qué ganas de ángeles que elevan la comisura de las alas. Vida.