lunes, 16 de abril de 2012

The gothic girl

"A Hache"

Bajaba la mirada
rompiendo de un tic-tac
el gélido equilibrio razonable.


Se bañaba de oscuro,
su imagen se amoldaba
a negros pensamientos.
Creía haber nacido de tristezas,
buscaba encajarse en cualquier puzzle.

A veces explotaba,
ahogada entre los vicios anestésicos
sacaba su dolor junto a su sangre,
y así se liberaba de algún yugo
quebrando entre los dedos el veneno
que dejan esos insalvables días.



12 comentarios:

Guadalupe dijo...

La carne de gallina... los pelos de punta... es increíble como sabes llegar a lo más profundo del alma. Que identificada me siento con tus palabras. Un besin artista¡

La Solateras dijo...

Un poema duro y que transmite esa dureza.

Una manera hermosa de mostrar la juventud más triste. Me recuerda a Amy Winehouse.

Un beso

Anónimo dijo...

nena eres de lo mejor que me encontrado en esta vida, eres una gran artista y muchas gracias por tu poema. por cierto soy H..

luismi dijo...

Describe a la perfección un sentimiento suicida. Creo que H necesita un nombre, que resuene y la permita salir del anonimato y el vacío existencial. Aunque no es fácil apropiarnos del nombre que nos pusieron. Algunos hemos tardado muchos años en hacerlos nuestros. Felicidades para ti y mucha fuerza para H, de verdad, porque la necesitará para seguir para delante con su vida.
Un beso

Manuel dijo...

Querida Pilar: un poema "10". ¡Felicidades!.

Estoy leyéndolo una y otra vez y me parece de una madurez impresionante. No se si me quedo con algun aparte de él, es claro, lleno de buenas imágenes, fuerte. A mi me gusta especialmente ese:

"...se liberaba de algún yugo quebrando entre los dedos el veneno que dejan esos insalvables días."

Es un poema que me encantaría haber escrito.

Un beso.

Ángeles Fernangómez dijo...

Mi niña, estás que te sales.
"...ahogada entre los vicios anestésicos
sacaba su dolor junto a su sangre,
y así se liberaba de algún yugo..."
Uff, esto es... Besotes

Rosa dijo...

Que bueno corazón... Me ha encantado ese "rompiendo de un tic-tac
el gélido equilibrio razonable", además de los "vicios anestésicos"; bueno todo él.

Es curioso porque me ha pasado como a Ana, nada mas leerlo se me ha ido el pensamiento a Amy Winehouse.

Buen trabajo cariño. Cuando te pones, te pones ¿eh?.

Abrazos y besos

Mari Carmen Azkona dijo...

Mi querida niña, hace tiempo que dejaste de ser promesa para convertirte en una gran poeta. Me gusta mucho este poema con esas imágenes tan duras y claras. A las que ha dicho Rosa, que son magníficas, uno la de “buscaba encajarse en cualquier puzzle.” Qué difícil tarea...

Pisa fuerte y segura, Pilar, estás en el camino correcto. Enhorabuena.

Besos y un fuerte abrazo.

Dorchy Muñoz dijo...

Qué fuerza emotiva y que falta de ramaje se observa ya en tu poesía ¡cómo estás creciendo mi niña! Besos y suerte. Amador

Emilio Porta dijo...

Yo había puesto un comentario hace unos días diciendo lo espléndido que me parecía el poema pero los hados juegan con las teclas...y no está. Tendré que repetirlo. Es magnífico, Pilar. Original, diferente...realmente bueno. Me alegra mucho regresar y ver como la palabra se mantiene firme en la trinchera pero hace algo más: avanza.

CARMEN dijo...

Emoción, fuerza e intensidad.

Encantada de leerte, Pilar.

Un abrazo.

Mila Aumente dijo...

Veo que te estás haciendo mayor. En este poema existe belleza y madurez. En cuanto a lo primero: ¡Felicidades! Pero ni se te ocurra madurar tan pronto. Hace unos meses me llegó esa sensatez que va llegando con los años, así, de pronto, como el que no quiere la cosa; vamos, que siento que he madurado y no me gusta nada lo que se ve desde este otro lado del tiempo, jajaja.

Un besito, Pilar.