miércoles, 15 de febrero de 2012

Mujer

"Busco una orilla extraña pero yo no soy Ulíses,
que nadie me ate cuando las sirenas canten"
El ultimo de la fila

El olor de tu perfume
tatuado en lo profundo del escote.
Presente, impar y loca
persigue persistir en tus recuerdos.

Los tacones remarcando una existencia
que a veces se le antoja tonta y vana.

Por debajo de la piel,
del abrigo que aisla de otros frios,
le cala hasta los huesos la derrota.


4 comentarios:

.A dijo...

se quedo tu olor

La Solateras dijo...

Pilarcita, cielo; repito lo que te dije en la dedicatoria del libro: tu hace tiempo que dejaste de ser promesa para ser una radiante realidad.

Precioso poema.

Enhorabuena

Manuel dijo...

Y con un ritmo trepidante: ¡muy buen poema cielo!.

Definitivamente me gusta.

Un beso.

CARMEN dijo...

Una descripción ajustada.. encantada de leerte, Pilar. Un abrazo.