miércoles, 1 de abril de 2009

De alguna manera...


A veces las tardes de verano
me obligan a respirar
aires lejanos, de ayeres
de dias rotos con sabor a vodka.

En el telefono tu número
parpadea incesante esperando mi toque.

Acaricio tu cuerpo
mientras marco despacio,
una vez más al otro lado
la voz fuerte que quema de mi dulce pasado










6 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Wow que belleza de versos, un gusto inmenso seguirte y saborear de tus poemas a lo máximo..

un abrazo con mucho cariño

saludos fraternos

Ki dijo...

Dulce pasado acaramelado, de vodka quemando gargantas al primer sorbo... voces que rememoran el pasado, donde la ilusión engañaba con eternidad... Donde la canción se escribió y la oímos al otro lado del teléfono que parpadea sin cesar...

aLba (*) dijo...

yo decidi no caer mas en la tentacion de coger el movil y llamarl.... hay que olvidar lo que nos hace daño..

Anónimo dijo...

Es taaan dificil olvidar el pasado...

Pilar dijo...

Hola chicos!!
Encantada de teneros disfrutando por aquí. Y sólo aclarar que hace tiempo que "olvidé" por supuesto nunca del todo!! y siempre sirve para escribir buenos poemas, o al menos intentarlo!!
Besos

Ágape nostálgica dijo...

Las tardes de verano tienen esas cosas, remueven el aire y nos bailan en el pecho aromas a té y manzanilla, nos traen ecos de te quieros desterrados, voces que aún nos laten aunque el corazón ya no baile entre sus dedos.......

Las llamadas al pasado ayudan a caminar, a orientarse en la niebla del olvido.

Uy, mira que seria me he puesto...ejem.

Un gran beso.