sábado, 11 de abril de 2009

Y vuelvo...

Que día absurdo de respuestas duras,
de llantos ingratos en miradas tuyas.
Qué tonta la vuelta a este fiel agujero,
donde tu y yo nos quedamos,
donde nos bebemos.

No tiro ni uno sólo de estos días,
sé que he aprendido,
he tomado risas, lágrimas, cenizas.

Ahora aguardo, tiemblo
algo ha cambiado y lloro,
te pierdo...

4 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Vuelves lo pierdes en el silencio quedan tus lagrimas, se sienten tristes tus versos..

te dejo mi saludos fraternos con mucho cariño
un abrazo inmenso

aLba (*) dijo...

nada se pierde el todo..

Ágape dijo...

Morir para renacer, tal es la ley... el sufrimiento enaltece el alma.

Besos, Pilar, ¿ una sonrisa ?

Anónimo dijo...

Ne me quitte pas...