martes, 8 de septiembre de 2009

Así hace un buen amigo...

¿Cómo olvidar a una persona?
¿Cuándo parar de insistir
rogando su amistad?
¿Cuándo dejamos de ser nosotros
para ser tu y yo de lejos?

Hoy te rodeas de excusas,
exiges que valore el cambio,
pero en realidad no cuentas
con que no maduras, quemas años.

Volaste lejos hace tiempo,
y nos quedamos en espera,
empezaba así tu viaje por altas dunas,
por horizontes donde otros ya viajamos.

Pero hoy, amigo mío,
estúpidos y defraudados,
expulsados de tu vida de los horizontes claros,
aceptamos la derrota,
el frío de la despedida,
y como siempre seguimos siendo tu casa,
tu amable punto de partida.


6 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

WOW que ciertas tus palabras escritas en versos.. me gustó..



Un abrazo
Con mis saludos fraternos de siempre.

Manuel dijo...

Es un trabajo arduo aprender a mirar sin decir "bueno o malo". Puede que sea el trabao de toda una vida.

Quizá es que dolor nos acompaña siempre.

Lo cierto es que el viaje es individual, desde la salida hasta la desintegración en el ser absoluto. Y los que miramos somos solo eso: expectadores más o menos afortunados del nacimiento o de la muerte de cada ser.

En tu casa la temperatura es agardable.

Anónimo dijo...

Pilar, que veo horas bajas y dudas personales amenazando la fuerza de tu escritura...Yo creo que más que un poema éste es una nota, una buena nota, de diario escrito en el corazón que igual podría ir en prosa...En prosa me parecería más fluido...Una de las cosas que me gusta de ti - de tu modo de escribir, de ser, sin duda - es que amueblas y desamueblas tu cuarto como te apetece...Bien. Esa es la buena parte de tu poema. Pero vienes de poner el listón muy alto en el anterior. Literariamente muy alto. Te estoy tomando afecto, y el afecto sincero debe ayudarnos a andar. Con Manuel ya me ocurre. Espero, aún sabiendo que sois dos personas - ¿o entes espaciales? - muy diferentes, que la confianza permita que pueda decirte siempre que lado me gusta más de tu trinchera. He estado a punto - hoy he venido agotado de trabajar y no he contestado ni siquiera a los maravillosos comentarios que había en mi blog, lo que suelo hacer y haré, más descansado, mañana- de no escribir éste...pero tengo la costumbre de pasear siempre por las ultimas entradas de los amigos como rito final, cuando estoy en casa, en Madrid...y hoy me ha tocado - será porque estoy cansado, ha sido un día duro - encontrarme con el tuyo antes de ir a dormir, que ya es hora...Fíjate, con lo que me gustan tus "canciones" ni siquiera puedo ahora quedarme un rato a escucharlas...
Un beso, niña. ¿Sabes lo más importante? Eres valiente, sincera...y eres joven...Y me da la impresión (y eso es un gran valor) que lo seguirás siendo toda tu vida. Eso se lleva en la sangre. Ojalá la vida te permita hacer un viaje hermoso. Con las mejores paradas y recuerdos. Mira, para ser el único comentario de la noche, creo que acaba bien. Quiero que llegues literariamente alto, Pilar. Si no creyera que tienes condiciones, ni me precuparia de que mires, "te mires" en lo escrito. Escribir, te dije un día, es navegar. Un día escribi un poema que era, implicitamente, un homenaje a mi padre. El me decía que había que construir castillos también en la arena...aunque algunos se los llevara luego el mar...pero que antes de ello la imagen quedaba en el recuerdo. Eso pasa con los poemas. Los hay que permanecen. Y los hay que se superan.
La mayoría, casi todos los tuyos permanecen. También en nosotros. Porque siempre nos dicen algo. O nos tocan por dentro.

Port
(¿Por qué no me dormiré antes de escribir?) Qué largo, lo siento...

Administrador dijo...

Hola Pilar: Espero que la magia de la memoria no nos abandone nunca del todo. Las personas cambiamos, perseguimos distintos horizontes. Sin embargo, es inevitable y hasta conveniente recordar, aunque sea en algún instante, a todos aquellos que pasaron por nuestra vida sin dejarnos indiferentes.
Eres toda sensibilidad. Y deseo que no sufras más de lo imprenscindible por ese don. Ya sabes que me recuerdas a una Mila de hace mucho, mucho, tiempo.

Un besito.

Mila

Rosa dijo...

Te echo de menos corazón... ¿Cómo olvidar a una persona que te hace recordar sentimientos dormidos? ¿Cómo volar de nuevo, si nos dejas en espera?. Que bonitas palabras esccritas desde lo mas hondo del reencuentro con uno mismo.

Un beso mi niña

Anónimo dijo...

Interesante poema....jejej...y eso q no entiendo mucho en estos campos tan tuyos...Pero creo q esa es la magia de los poemas,que cada uno cuando los lee los hace suyos,algun verso le recuerda a algo vivido..aunq no tenga q ver cn la situacion q el autor queria reflejar jeje.
Aburrida en la facultad me dio x leerte....Para q sepas q de vez en cuando lo hago y me interesan tus aficciones jaja....Voy a ver si Irene me rescata y me lleva a tomar algo....
Un beso de la q duerme a tu lado y te presta los peluches jaja