jueves, 4 de marzo de 2010

Re-volviendo...

Había recomendado un poeta más abajo, pero la ocasión merece, y aunque me entere más tarde de lo que me habría gustado, hacerle un
hueco con mucho cariño a Emilio Porta, un estupendo poeta y una persona genial, que ha ganado el premio Blas de Otero XXI, con "Corales". Os remito a su blog para que disfrutéis con él: http://emilioporta.blogspot.com/


También os recomiendo a otro poeta, hoy he asistido a un "recital" o repaso por algunas de sus obras. No encontrareis nada de él en Internet, y no sé en cuantas ni en cuales librerías podréis comprar alguno de sus libros, pero creo que vale la pena conocer a Ángel González Quesada, un poeta salamantino con 32 libros publicados. Bueno, poeta, dramaturgo, filosofo... En fin, que ya os dejaré un fragmento de su lectura (grabada por mi misma, así que perdonad el mal audio) y hoy os dejo una pequeñez mía inspirada por el poema que oiréis y con el que me siento algo identificada en este momento.
Después del rollo.



No es el miedo al blanco papel
lo que me frena,
ni quedarme sin voz lo que me asusta,
sino un nudo de expresión en la garganta
donde se juntan mis hechos,
los poemas,
tus venganzas...



5 comentarios:

aLba * dijo...

a mi me asusta quedarme sin voz..

Emilio dijo...

a mi me gusta escuchar, así, tu voz...

Alejandro dijo...

Bonito poema, Pilar. Te agradezco la recomendación de Angel González Quesada. Yo también que recomiendo leas a otro poeta que está de moda: Emilio Porta, nuestro Emilio, que acaba de ganar el XXI PREMIO DE POESÍA BLAS DE OTERO.
Felicidades a él, a tí y a todos.

Abrazos, besos.

Alex

Manuel dijo...

"... donde se juntan mis hechos...". Alli, Pilar, justo en el centro de la garganta.

Me ha encantado el poema y, en efecto, he buscado algo para leer de este nuevo Angel González pero no he encontrado nada. Si muchas notas sobre su actividad, biografía, etc. Pero nada de sus poemas.

Asi que ya tienes un encargo: cuelga algo de él en esta Red.

Un beso y mi cariño, ya sabes...

Emilio dijo...

Gracias, compi. Es todo un detalle. Un beso. Y ánimo, tienes un montón de tiempo por delante. Que no te abandone la ilusión. Lo de los premios es lo de menos: lo importante es desear escribir y comunicarse. Sentir que escribir es ser.