lunes, 18 de mayo de 2009

Necesario...

Hoy se me hace necesario volver a hacer mención de un buen poeta que además tenía un rostro amable. Nos dejó ayer Benedetti. Mi chico tiene una teoría "los artistas mueren de dos en dos", hasta ahora, aunque suene tétrico, parece que no falla.
Supongo que Antonio y Mario (como si fueran de casa) se harán compañía donde estén entre versos y guitarras.
Dejo mis poemas para otro día y subo el poema que tengo desde hace años en mi habitación y la acompaño de otro que me encanta recitado por él mismo:

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría.


Hasta siempre Benedetti




6 comentarios:

Anónimo dijo...

Una filosofía de vida, sin duda! Me encanta!¡Defendamos pues la alegría!

Adolfo Payés dijo...

se nos fue el maestro
pero esta y seguirá siempre con nosotros

saludos fraternos con cariño
un abrazo

besos

J.E. dijo...

muy bien tu manera de pensar, sigue asi

Manuel dijo...

Mi post sigue al tuyo, pero con mi toque personal, claro!...

Cada cual defiende aquello en lo que cree, y yo sigo creyendo en el beneficio de "una nujer desnuda y en lo oscuro".

Un beso.

Hiletrados Creativos dijo...

Qué bonito poema. Hace unos momentos dije una cosa que parece contradecir mi opinión más reciente: no me gusta mucho la poesía de Benedetti. Es así, en general -una cuestión de gusto nadamás-, pero este poema, que ya había leído en otra oportunidad, es, como dije, un bonito poema. Qué lástima que se murió Benedetti, el viejo de rostro amigable. Por lo menos, su literatura es inmortal, y para evitar la nostalgia, podremos navegar en ella cuanto queramos, ¿o no? Mi sentido pésame para él y para los que aprecian su arte. Saludos

aLba (*) dijo...

si... hasta siempre