martes, 30 de junio de 2009

Calma



Salí de lo oscuro buscándome,
dejé de acudir a llamadas
que me ahogaban incesantes.

El reloj me ofrecía minutos,
días por fín hechos para mí,
interminables noches,
mañanas de sueños dulces.

Aún no se define el horizonte,
puede que nunca ocurra,
pero el regalo de este tiempo
de limón, de lunas perfectas,
de besos robados y hierba mojada
lo disfruto yo...

Perdonad la ausencia de estos días, pero estoy dedicandome a hacer algunas cosillas que durante el curso son imposibles! Agradeceros a todos el apoyo de las últimas semanas, soy estupendos! y aunque penseis que no esas cosas me hacen feliz. Le dejo un beso especial a mi chico, gracias por estos cinco años...Me acompaña un cuadro de Dalí
Un beso enorme

5 comentarios:

Clementine dijo...

Tengo una copia de ese cuadro en mi casa :)
Sonrie, disfruta, sueña, tu texto me dio ganas de vivir.
Un besazo enormisimo preciosa

Manuel dijo...

Querida Pilar:

Has utilizado la imagen de uno de mis cuadros predilectos. Durante muchos años ha estado acompañándome en casa.

Cuando llega la ausencia de alguien como tu, ya nos has dejado materia para alimentarnos de ti en el tiempo de espera.

Espero que ya hayas arreglado las cosas pendientes y vuelvas a sorprendernos con la frecuencia que te es habitual.

Yo, ya sabes, siempre te busco para leerte y sonreir cerca de ti.

Un beso.

KI dijo...

Disfrutar el regalo de este tiempo en jolgorios sin lamento...


Besote Pilar!

Emilio dijo...

No sólo el cuadro...sino tus poemas, tus escritos...de vez en cuando camino hacia atrás, que también es un modo de ir hacia adelante, y miro, veo de nuevo.
Eres una auténtida sorpresa, como ya te he dicho en algun comentario anterior.
Te voy a regalar, no por mi ego, sino por nuestro yo, el de los que vemos en este medio algo más que un camino de imposición de territorio personal (es evidente que escribir es afirmar el nuestro, pero la red permite compartirlo) un poema publicado por ahí, por los aires del universo, y que escribí en homenaje a uno de los que abrieron este camino, Bill Gates. Este es un buen lugar para dártelo...aunque igual no lo ves, porque quizás tu no vuelvas pronto por tu propio pasado, que ya sabes que es presente. Pero ahí va.

Ventana

A Bill Gates, inventor de ventanas.


Es una ventana.
Pero es mucho más que una ventana.
Es el lugar al que me asomo cada día
para encontrarme con el mundo.
Es el lugar por el que miro sin que me vean.
Por el que viajo sin hacer la maleta.
Por el que sueño sin dormir.

Es un espacio lleno de profundidad.
Como un pozo sin fondo, pero hacia arriba.
Como un cielo cuadradito y pequeño.
Una pantalla delimitada y clónica,
mapa de todas las posibilidades.

Yo me asomo a ella. Y me asombro con ella.
Tan a mano. Tan concreta. Tan simple.
Sin más cortinas que las de mi mente.
Sin más cristal que mis decisiones.

Es una ventana clara y silenciosa,
De dimensiones reducidas.
A veces, cuando la enciendo,
me parece mentira su existencia.

En su alféizar de teclas
he colocado todos los sueños del mundo.
Y en sus estanterías invisibles,
la memoria y la vida.


Emilio Porta, 2008.

Emilio dijo...

Bueno, y si no lo lees, lo pondré en mi blog, pese a que lleve publicado un año - el tiempo que hace que lo escribí - porque creo que define bien nuestra relación con el mundo al asomarnos a él por nuestra pequeña y gran, a la vez, pantalla, gracias al progreso. Que pienso que ha traído muchas cosas buenas. Entre ellas poder escuchar a Sabina o a Jarabe de Palo sin necesidad de quedar con ellos.